Por favor espere
 
SARC
Seguro Tarjeta de Débito
Memorias Julio León Prado
Descarga Tu Factura
 

¿Sabías que los primeros 1000 días de un niño o niña tienen una gran repercusión en su futuro?

 

Los primeros mil días de la vida de un niño o niña son esenciales para desarrollar sus potencialidades, lo cual depende de las oportunidades que tengan para crecer saludables, bien nutridos, predispuestos al aprendizaje, mentalmente alertas, emocionalmente seguros y siendo escuchados, y del acceso que tengan a servicios adecuados de salud, nutrición, educación y protección.

Durante este período de vida, los niños y niñas crecen más que el resto de su vida, su peso se triplica desde el nacimiento hasta el primer año y crecen dos centímetros cada mes, y desarrollan hasta el 80% de su cerebro.

En este período se establecen las bases de la salud y de las capacidades que permitirán a las personas tener éxito en los estudios, participar en sus comunidades constructivamente y ser productivos en la vida adulta. 

Las oportunidades de desarrollo de los niños dependen de tres pilares fundamentales: el ambiente de relaciones, en entorno afectivo y receptivo favorece el desarrollo del cerebro y de las potencialidades de aprendizaje; el entorno físico saludable y seguro que promueve el crecimiento protegido de enfermedades, riesgos y violencia; y la buena nutrición que garantiza el crecimiento y el adecuado funcionamiento de todos los sistemas incluyendo el desarrollo del cerebro.

Con un aporte mensual de tan solo 60 Bs a través de tu tarjeta de crédito puedes convertirte en héroe o heroína de la niñez boliviana.
 

Si transformamos los primeros 1000 días de niños y niñas podemos cambiar el futuro.

 
 
Banco Bisa © Derechos Reservados 2018
Cerrar Búsqueda
Banco BISA  
 
Banco BISA
Inicio > 1000 Días Para Cambiar Un Millón de Historias
 

¿Sabías que los primeros 1000 días de un niño o niña tienen una gran repercusión en su futuro?

 

Los primeros mil días de la vida de un niño o niña son esenciales para desarrollar sus potencialidades, lo cual depende de las oportunidades que tengan para crecer saludables, bien nutridos, predispuestos al aprendizaje, mentalmente alertas, emocionalmente seguros y siendo escuchados, y del acceso que tengan a servicios adecuados de salud, nutrición, educación y protección.

Durante este período de vida, los niños y niñas crecen más que el resto de su vida, su peso se triplica desde el nacimiento hasta el primer año y crecen dos centímetros cada mes, y desarrollan hasta el 80% de su cerebro.

En este período se establecen las bases de la salud y de las capacidades que permitirán a las personas tener éxito en los estudios, participar en sus comunidades constructivamente y ser productivos en la vida adulta. 

Las oportunidades de desarrollo de los niños dependen de tres pilares fundamentales: el ambiente de relaciones, en entorno afectivo y receptivo favorece el desarrollo del cerebro y de las potencialidades de aprendizaje; el entorno físico saludable y seguro que promueve el crecimiento protegido de enfermedades, riesgos y violencia; y la buena nutrición que garantiza el crecimiento y el adecuado funcionamiento de todos los sistemas incluyendo el desarrollo del cerebro.

Con un aporte mensual de tan solo 60 Bs a través de tu tarjeta de crédito puedes convertirte en héroe o heroína de la niñez boliviana.
 

Si transformamos los primeros 1000 días de niños y niñas podemos cambiar el futuro.